Los misterios de las formas de Ving Tsun

Las formas del Ving Tsun están rodeadas de un cierto misterio que hacen que puedan ser interpretadas de diferentes maneras dependiendo de quién te las enseñe.

Recuerdo que cuando comencé a trabajarlas no  les encontraba mucho sentido pues eran una secuencia de movimientos en el que nos destacaban que lo importante de ellas era el trabajo de estiramientos, concentración y ver esas técnicas como aplicaciones que más adelante aprenderíamos a realizar.

De hecho conocía a instructores que no las realizaban en clase con sus alumnos pues para ellos eran una pérdida de tiempo que podían aprovechar en hacer otros ejercicios más dinámicos y que no aburrieran a los alumnos.

Debo decir que no fue hasta que conocí el sistema de Chan Chee Man cuando realmente comprendí todos los misterios y “secretos” que escondían las formas. Ahora bien, también sigo utilizando las explicaciones y aplicaciones que aprendí anteriormente para explicar a los alumnos el movimiento que están realizando.

Creo que las formas eran una forma de ocultar a los extraños todos aquellos conceptos y principios que distinguían al Ving Tsun del resto de estilos de Kung Fu y que celosamente guardaban los maestros para enseñan a sus mejores alumnos. Es tal la cantidad de detalles, conceptos, aforismos, principios y técnicas que ocultan tras de si, que es imposible que viendo realizar a alguien dichas formas puedas aprender todo lo que encierran. Por ello una de las preguntas que solemos realizar a los alumnos es ¿Por qué si ves a alguien realizando alguna forma tan solo ves la mitad?.

Esto es porqué tan solo ves el exterior, la técnica, la posición, la actitud, pero no puedes ver si la persona está interiorizando los movimientos, si está comprendiendo lo que hace, si sabe que principio está trabajando, cual es el concepto principal de dicho movimiento, si la respiración es la correcta, etc. Si te quedas tan solo en el exterior verás la técnica, pero tan solo en el interior podrás sentir el espíritu que debes imprimir a tu práctica.

Según nos cuenta el maestro Chan Chee Man, con su Sifu, Yip Man, repetían las formas una y otra vez (no tan solo una como se suele realizar en clase) hasta que la interiorizaban y comprendían todos y cada uno de los misterios que encierran en ellas. Misterios que normalmente tan solo enseñaba a los alumnos más aplicados y que como dice el maestro Chan Chee Man le acompañaban a su casa, a tomar el te o estaban con el más allas de los entrenamientos. Gracias a que el maestro Chan Chee man todavía tiene buena memoria y que ha ido guardando y anotando todos aquellos detalles que el aprendió hemos tenido la suerte de poder acceder a ellos y que no se pierdan en el tiempo.

Por ello animo a todo el mundo a que no vea las formas como una pérdida de tiempo, sino que profundice en ellas, en sus misterios, en sus “secretos” y que busque un buen instructor que sea capaz de mostrarle todo lo que encierran para que pueda comprender que es el Ving Tsun y como debe ser su forma de practicarlo y vivirlo.

Como siempre dice el Maestro Chan Chee Man, “Ving Tsun Style but with kung fu Spirit

chan-chee-man

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s